+

Bienvenidos al Centro Hebamme

Centro Hebamme es un lugar que nació de la soledad de un puerperio, de sentirse perdida en cuanto a recursos para afrontar el inicio de una nueva vida y de los nuevos roles; de la vivencia de la maternidad.

 

Así, como matrona y fisioterapeuta, decidí que si el lugar donde las mujeres y sus familias podían encontrar una atención holística no existía, lo crearía.

 

Actualmente, Centro Hebamme es el lugar donde las mujeres, los hombres y las criaturas pueden ser atendidas de forma individual o colectiva en la manera que necesiten, con los profesionales más adecuados trabajando juntos por el bienestar común.

En Marzo, un Taller muy Especial

Taller de Meditación Solidaria

Os invitamos a participar en una nueva actividad que comenzaremos desde el viernes 10 de marzo, con un taller de Meditación Solidaria. La aportación será de 15 euros al mes -clases sueltas a 5 euros- y la totalidad de la recaudación será destinada a la ayuda de los Refugiados a través de las asociaciones Open Arms, ProActiva y Amigos de Ritsona.

 

Nuestras Actividades Permanentes

En esta galería tienes todas las Actividades Permanentes del Centro Hebamme en formato imagen para que puedas descargarlas y llevarlas en tu móvil o tableta.

Novedades en nuestras actividades

Centro Hebamme: Consultas, Actividades, Talleres y Formación

Haz clic en la imagen y verás las consultas para todas las edades, talleres y formaciones  en Psicología. 

 

Haz clic en la imagen para informarte toda la oferta de Fisioterapia en Centro Hebamme. 

Haz clic en la imagen para ver la consulta,los talleres y formaciones de Mujer y Maternidad.

Haz clic en la imagen para ver formaciones presenciales y online del Centro Hebamme.

 

Haz clic en la imagen y verás actividades que hay en Hebamme.

Haz clic en la imagen para ver los talleres que hay en Hebamme.

Conoce el nuevo Centro Hebamme

¿Qué significa Hebamme?

Hebamme es una palabra de origen germánico que significa literalmente "la que conduce" y se emplea para nombrar a la matrona, comadrona o partera. Mira las diferentes denominaciones que se usan para las matronas en distintos lugares del mundo: 

05.04.2017
Ascensión Gómez López
11 Comentarios
Soy comadrona y soy fisioterapeuta. Vaya por delante que, en este país (España), el estado de Derecho dice que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Y, mientras no hay sentencia judicial, es así. Salía hace poco una noticia en la que se decía que habían detenido a un fisioterapeuta por presuntos abusos sexuales. Me duele mucho lo de presuntos, porque esto deja a las mujeres que lo denuncian como "posibles" mentirosas, pero la ley es la ley, nos guste o no. Sin embargo, no es este tema el que quiero tratar aquí; ni pretendo, ni quiero, juzgar los hechos porque no los conozco y porque no soy quién para juzgar a nadie. Pero sí quiero analizar ciertas conductas y el impacto que tienen estas noticias sobre las mujeres y sobre los que trabajamos con ellas en relaciones tan íntimas como es el tratamiento de las lesiones perineales. Una noticia como esta, crea alarma social. Con razón. Con matices. Ya es bastante triste que una mujer tenga lesiones perineales, la inmensa mayoría de las veces de causa yatrogénica (más o menos evitable) y que les cueste un verdadero calvario encontrar soluciones a sus dolores, a sus pérdidas, a sus disfunciones, porque no son debidamente informadas de los profesionales que pueden ayudarlas, porque no son escuchadas, porque se lo callan y hacen caso a una sociedad que pretende normalizar ciertas cosas que son absolutamente anormales, como para que además, escuchen este tipo de noticias y pierdan la poca confianza que han podido generar para pedir ayuda. Ese es el impacto que me preocupa de este tipo de noticias. A las mujeres, cada vez, se lo ponemos más y más difícil. Pero, claro, es que tienen razones para desconfiar. Y no es por esta noticia, no. Es por otras cosas. Me pasaron unas fotos de unos alumnos de un curso de osteopatía (la mayoría hombres). No voy a ponerlas aquí, pero voy a tratar de describir lo que vi en ellas. Son las típicas fotos del final de un curso, probablemente intenso, donde posan todos los alumnos con las pelvis en la mano y con mucha alegría. Es muy posible que lo que yo voy a describir no fuera para nada la intención de ese grupo de personas; aún así, es lo que yo veo y siento (y me preocupa soberanamente) cuando veo las imágenes. Como decía, es una foto de grupo, de "cachondeito", pelvis en mano y ¡oh! guantes puestos, haciendo gestos entre lascivos-burlones-yonosécómodescribirlos como si estuvieran haciendo una exploración vaginal. Se me olvidaba: el curso es de osteopatía y seminario de ginecología. Los gestos hablan por sí solos. Ese poco respeto por la vagina de una mujer, me pone los pelos de punta. Porque es esa actitud machista la que hace que las mujeres sientan miedo, con toda la razón del mundo. Si ya en las formaciones se toman tan a la ligera ciertas actitudes, ¿con qué irán luego a la calle a meter los dedos en las vaginas de las mujeres? A lo mejor soy exagerada; a lo mejor, no.   Para mi, el cuerpo de las mujeres es sagrado. Todo su cuerpo. Pero sus genitales, más. Sí, hay que hablar de genitales, de vulvas y vaginas; hay que perder los miedos y hay que informar a las mujeres que sus problemas tienen soluciones, y que tratarlas es necesario y pertienente. Desde el más absoluto respeto y con la más absoluta conciencia de lo que se hace, cómo se hace y quién lo hace. Tratar disfunciones perineales no implica necsariamente hacer tratamiento intracavitario. Es verdad que, en muchos casos, facilita el tratamiento y mejora resultados, pero no es imprescindible. ¿Por qué digo esto? Pues porque creo que no todos los profesionales sanitarios deberían tener esa "libertad" y debería ponerse muchísima atención y cuidado en saber quién y por qué pretende hacer este tipo de tratamientos. Me niego a escribir un post a las mujeres sobre cómo estar alerta, porque ello implica que deben estar alerta (es igual que enseñar a las mujeres a evitar que las violen por la calle, cuando lo que hay que hacer es evitar que haya violadores). Me debato entre la teoría y la realidad: ¿cómo saber si puedo confiar? Sólo una respuesta para mí es viable: si no te sientes tranquila, o simplemente no te apetece, no te quites las bragas. Se pueden hacer muchas cosas y obtener muy buenos resultados sin quitarse las bragas. Algunos compañeros y compañeras fisioterapeutas no hacen tratamientos intracavitarios. Otros sí. A veces el debate se centra en luchas y competencias que no llevan a ninguna parte. "El suelo pélvico es de los fisios", "el suelo pélvico es de las matronas". A mi modo de ver: EL SUELO PÉLVICO ES DE LAS MUJERES, que parece que se olvida. Antes de que alguien se lance: hablo de las mujeres porque yo trabajo sólo con mujeres. Los hombres tiene suelo pélvico, evidentemente, pero no es el tema de hoy, ni se ven noticias de hombres abusados por profesionales que le exploren la próstata sin necesidad (que tampoco niego que pueda existir esta situación). Personalmente, es una lucha que no me afecta mucho, puesto que gane quien gane yo no tendría problemas. Pierden siempre las mismas: las mujeres. Porque hay mucho fisioterapeuta suelto metiendo literalmente los dedos donde no deben, y muchas matronas sueltas que no saben lo que hacen. Todas las profesiones tienen carencias, y creo firmemente que sólo siendo conscientes y trabajando juntos podremos hacer algo positivo. A quienes forman profesionales en el campo de la mujer: por favor, si van a enseñar a meter los dedos en una vagina, en la intimidad de una mujer (no se puede separar la vagina de la mujer, por cierto, que da para otro post el hecho de enseñar a tratar vaginas como algo ajeno a la mujer donde suele ir incluida), enseñen también que hay que ser muy prudentes y muy respetuosos, y que no se pueden hacer ciertas burlas sin retratarse. Si las fotos me dan escalofríos, saber que quien da ese seminario, no ha puesto el grito en el cielo ante esto, me da pavor. Cuando un profesional, sea del tipo que sea, publica en redes sociales fotos en actitud burlesca (con un recién nacido, con una mujer pariendo atada a un potro, o con un gesto lascivo para hacer un tacto vaginal), está diciendo que no siente ningún respeto por la profesión que ejerce, y no merece poder ejercerla. Hay gestos que lo dicen todo. Y, será casualidad (o causalidad), pero no me he encontrado por las redes este tipo de imágenes cuando son los hombres los pacientes. Incluyo unas fotos de la naturaleza, que, en su sabiduría infinita, representa a veces la belleza de las mujeres. Las pongo por si alguien, en su necesidad de explorar vulvas y vaginas ajenas, no se le había ocurrido que pueden dedicarse a otras cosas.

Contacto

Centro de Psicología y Maternidad para las Familias Hebamme SL 

C/Alfonso X El Sabio 28, Bajo
30204 Cartagena

Secretaría de lunes a viernes de 10 a 13:30 y de 17:30 a 20:30 horas

Contacta con nosotros llamando

a los teléfonos 868 04 96 45 o 607 30 23 74, y también rellenando este formulario de contacto

Tweets de Centro Hebamme @HebammeCentro
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Diseño Web / Webmaster >> Néstor Jorge Giuliodoro Molinaro © Centro de Salud para la Mujer Hebamme SL